Un postre del Parador de Villafranca homenajea a Las Médulas en las Jornadas Gastronómicas del Bierzo

Juan Carlos Ontoria

118

Un homenaje a Las Médulas en forma de un colorido y sugerente postre es la principal novedad de la participación, un año más, del Parador de Villafranca del Bierzo en las Jornadas Gastronómicas del Bierzo. Una cita que este 2020 alcanza su trigésimo sexta edición y en la que participan un total de 30 establecimientos, 29 de esta comarca leonesa y uno de la vecina localidad orensana de Valdeorras.

Dentro del menú diseñado para la ocasión se presentan en sociedad los bizcochitos de oro, higos y castañas, una creación dulce de la chef Estrella Díez, jefa de cocina del Parador villafranquino, que recrea con gran realismo el paisaje de este singular entorno paisajístico formado por una antigua explotación de oro romana y declarado Patrimonio de la Humanidad. El principal reclamo turístico de la zona y que es visita indispensable. Se trata de una composición de bizcochitos caseros con una cobertura dorada imitando a las minas, un almíbar de higos y castañas le da el tono verde al fondo del plato y varios higos y castañas imitan la vegetación y las rocas.

Hasta el 8 de diciembre

Esta original propuesta se puede degustar inicialmente desde hoy viernes hasta el 8 de diciembre dentro de este evento gastronómico que constituye una ocasión perfecta para disfrutar de la variedad y riqueza de los productos naturales de esta tierra -la única región natural de Castilla y León que por su particular idiosincrasia ha sido reconocida como comarca administrativa- y que hacen de la cocina berciana una de las más variadas y sabrosas.

La orografía de esta zona del oeste de la provincia de León, protegida por las montañas, hace que la comarca del Bierzo goce de una climatología muy particular que da lugar un amplio número de productos con sello de calidad. Todos estos productos con DO o IGP se han utilizado para la elaboración de los platos que componen este menú, es el caso de la manzana reineta, la pera conferencia, la castaña y la cereza, así como el famoso Botillo y los pimientos asados. Todo ello maridado con los prestigiosos vinos D.O. Bierzo elaborados con las variedades autóctonas mencía y godello.

Botillo de El Bierzo al estilo del Parador.

Como aperitivo, este año se ha optado por un espectacular flan de pimiento asado de El Bierzo, crumble de ajonegro y perla de mozzarela. Como primero se puede elegir entre una crema de calabaza, chip de boniato y crujiente de cecina; canelón de lacón sobre crema de pollo; hummus de lenteja, pera conferencia, sésamo y crujiente de curry, y una degustación de croquetas artesanas de queso, setas y embutidos con mermelada.

El Botillo del Bierzo, el genuino estandarte gastronómico de la zona, encabeza la propuesta de platos fuertes preparado al estilo del Parador (cocido con patatas, berza y chorizo)-Una selección dentro de la que se puede optar además entre secreto ibérico con quinoa y setas salteadas, tortilla vaga de pulpo y alioli de pimentón, y trucha del Burbia con sus huevas en escabeche de setas.

La opción dulce que se completa con una tentadora tarta de hojaldre y manzana reineta con su sorbete, una comporta de pera conferencia, helado y crujiente, y un helado de queso de León, gelatina de mencía y granizado de miel de El Bierzo.

El menú, que invita a repetir varios días para que no se quede nada sin probar, cuesta 32 euros y se sirve de viernes a domingo tanto en servicio de comida como de cena. Las reservas, a través del teléfono 987 54 01 75 o enviando un correo electrónico a villafranca@parador.es. Las jornadas gastronómicas constituyen un pretexto ideal para planificar una escapada a la comarca y alojarse en el Parador.

Juan Carlos Ontoria