Pimiento de Fresno-Benavente, estandarte gastronómico del Parador benaventano

Juan Carlos Ontoria

110

Nuestra excursión a la caza de los productos de cercanía que nutren las despensas de Paradores nos lleva hoy hasta tierras zamoranas para descubrir una de las preciadas referencias hortícolas de esta temporada: el Pimiento de Fresno-Benavente, estandarte gastronómico del Parador benaventano.

Comencemos contando un poco la historia de este producto. En el Archivo Histórico provincial de León del siglo XVIII se hacía referencia a los diezmos de verduras de la Villa de Fresno donde figuraban los pimientos. También se recoge en la obra Fray Gerundio de Campazas, donde los pimientos aparecen como colofón de un típico banquete.

Con sello IGP

La zona de producción del Pimiento de Fresno-Benavente -llamado también “Morro de vaca”-   está constituida por varios municipios de las provincias de León, Zamora y Valladolid, siendo las vegas de los ríos Esla y Tera donde se dan las condiciones idóneas para cultivar este pimiento que cuenta con el reconocimiento de la Indicación Geográfica Protegida “Pimiento de Fresno-Benavente”.

Los factores naturales (tipo de tierra, clima…) de la zona geográfica de producción le otorgan unas características propias: generalmente son más grandes, así como más altos que anchos y de color rojo. Suelen presentar 3,4 o 5 lóculos, siendo su carne muy gruesa y casi sin piel con un sabor dulce sin picante. Su recolección se realiza de forma manual recogiendo sólo los que se encuentran en su punto óptimo de maduración.

Logo pimiento Fresno-Benavente

Tradicionalmente, el último fin de semana de septiembre, se celebra en Fresno de la Fuente (León) la Feria del Pimiento de Fresno, que ha sido declarada de interés comarcal. Durante dos días los productores sacan a la calle la calle los puestos de pimientos acompañados de productos de la huerta, chacinas, vinos y dulces locales. El último día de esta feria, suspendida este año por la Covid-19 se ofrece una gran pimentada para todo aquel que quiera saborear esta exquisitez ofreciendo una ración de pimientos fritos y un vaso de vino, todo producto local.

En esas mismas fechas este peculiar pimiento morrón también es protagonista de la Feria del Pimiento y de Productos de la Tierra en Benavente, también postpuesta en 2020 por la pandemia y que el año pasado alcanzó su vigésima quinta edición. Un certamen en el que el Parador participa muy activamente en colaboración con AHURBAVE (Asociación de la Huerta de los Valles de Benavente) preparando para repartir al público en el stand del Ayuntamiento más de 2.000 aperitivos a base de tostas de pimientos rojos asados y porciones de pastel de cebolla con los productos entregados por los agricultores y hortelanos locales. Así mismo, para dar mayor realce a la muestra, durante esas fechas los viernes, sábados y domingos el Parador organiza unas jornadas gastronómicas en las que ofrece un menú especial con delicias de la huerta de la zona que se pueden ver a la venta en los stands que pueblan la Plaza Mayor.

Asado, con sal y un chorrito de AOVE

El Pimiento de Fresno-Benavente es una exquisitez que, dada su calidad, no necesita de preparaciones complejas para disfrutarlo en todo su esplendor. De hecho, su elaboración más tradicional es asada al horno y aliñado simplemente con un poco de sal y un chorrito de AOVE.

En el Parador de Benavente es un ingrediente habitual, disponible durante todo el año gracias a las conservas. Actualmente se pueden encontrar en su carta hasta cinco elaboraciones -en otras temporadas ha habido otras propuestas- en la que está presente este pimiento: Arroz meloso de ibérico con morcilla y pimientos del Valle, un arroz de matanza típico de tierras zamoranas; Bacalao a lo tío confitado con pimentón de la Vera y guarnición de pimientos asados Fresno-Benavente, uno de los platos estrella del establecimiento; Ensalada de pimientos asados con lomo de orza; Lasaña de verduras con queso zamorano y guarnición de garbanzos Pico Pardal y pimientos Fresno-Benavente, una propuesta que ha sustituido al canelón de setas shiitake con bechamel de almendra, garbanzos, pimientos asados y  mango de la carta estival, y dúo de morcillas castellano-leonesas y mermelada artesana de pimientos asados.

Estas apetecibles elaboraciones disponibles habitualmente se pueden degustar con carácter excepcional hasta el 30 de octubre, desde el domingo por la noche hasta el viernes al mediodía, con un 30% de descuento, como el resto de los platos de la carta.

Juan Carlos Ontoria