Paradores lanza menús para niños con especialidades regionales

Juan Carlos Ontoria

346
  • La hotelera pública apuesta por proporcionar también a los más pequeños experiencias gastronómicas diferenciadas en cada comunidad autónoma.
  • Cachopo, migas con sus acompañamientos, canelones a la catalana, empanada gallega, zarangollo murciano, cazón en adobo o pinchitos morunos son algunas de las sugerencias.

Paradores sigue fortaleciendo su apuesta por el turismo familiar y ahora da un nuevo impulso otorgando un mayor protagonismo a los más pequeños en sus restaurantes. Un público muy especial para el que ha diseñado una nueva oferta gastronómica más amplia, variada, nutritiva y saludable, en línea con las tendencias y preferencias actuales, y que va a proporcionar a los más pequeños experiencias diferenciadas en las distintas zonas de España.

Los nuevos menús se han planificado para ofrecer una selección de sugerentes platos adaptados al gusto infantil agrupados por tipología de productos con una estructura similar a la carta de los adultos. Una oferta común en todos los Paradores que como elemento distintivo y como gran novedad incorpora en los establecimientos de cada zona especialidades representativas de la cocina regional, santo y seña de la cadena hotelera pública.

Bajo este planteamiento se ha pensado en platos regionales que estén en la carta de cada establecimiento y que puedan ser bien aceptados por el público infantil, para lo que se han seleccionado sendas propuestas concretas para cada comunidad autónoma:

  • Aragón, Castilla La Mancha, Extremadura y Navarra: Migas con sus acompañamientos.
  • Andalucía: Cucurucho de cazón en adobo.
  • Asturias: Cachopo de ternera.
  • Canarias: Papas arrugadas y queso
  • Castilla León: Sopa castellana.
  • Cataluña: Canelones a la catalana.
  • Ceuta y Melilla: Pinchitos morunos.
  • Comunidad de Madrid y Cantabria: Fritura de calamares/fritura de rabas.
  • Comunidad Valenciana: Coca de atún y verduras.
  • Galicia: Empanada gallega.
  • La Rioja. Sartén riojana ( patata, chistorra y huevo).
  • Murcia: Zarangollo murciano.
  • País Vasco: Merluza en salsa verde

Dentro de la oferta conjunta, que es la misma para todos los Paradores excepto el plato regional, los niños pueden elegir como entrantes croquetas de jamón caseras, ensalada de cogollo, maíz, queso, atún y aceitunas deshuesadas, pisto de verduras con huevo de corral, crema de calabacín con picatostes de queso, sartencilla de patatas, jamón y huevo, sopa de cocido con fideos o macarrones con picada de ternera y salsa de tomate artesana, opción que también está disponible sin gluten.

Entre los platos principales se mantienen clásicos como el pescado blanco asado o rebozado o la hamburguesa de ternera retinta a la parrilla, de la que también existe versión vegetal, o los dados de pollo, aunque dejan atrás el empanado para presentarse salteados con aliño suave. La propuesta se completa con pez espada a la parrilla o pescado local, medallones de ibérico a la plancha y albóndigas caseras en salsa de almendra. Todos ellos para acompañar con una guarnición sencilla a elegir: arroz salteado, bastones de boniato, ensalada de tomates cherry o patatas fritas e AOVE, asadas o en puré.

Para evitar que la oferta se haga monótona y repetitivo en los paradores de costa con estancias largas, desde la compañía se apuesta por reforzar la carta con sugerencias que variarán cada dos o tres días e incluirán como mínimo dos entradas y dos principales a mayores.

También crece el abanico de postres, donde se incorporan propuestas como la tarta del Parador o el flan de huevo artesano, junto a opciones como un laminado de fruta con sorbete de naranja, yogur natural con fruta deshidratada y helados y sorbetes.

El nuevo menú infantil, que comenzó a servirse el pasado 1 de julio, está dirigido a niños de hasta 12 años, incluidos. Existe la posibilidad de pedir un menú completo (entrante, principal + guarnición, bebida y postre) por un precio de 16 euros, mientras que el medio menú (principal + guarnición, bebida y postre) cuesta 12 euros. Y si el cliente infantil quisiera un solo plato se ofrecerá a precio de carta.

Juan Carlos Ontoria