Menú tradicional madrileño actualizado en la cita con la cocina creativa del Parador de Alcalá

Juan Carlos Ontoria

99

Sin desaliento ante las restricciones por la crisis sanitaria de la covid-19 el Parador de Alcalá de Henares se mantiene fiel a una de sus grandes citas habitual de cada mes de febrero: la Semana Gastronómica. Unas jornadas que cumplen su trigésimo quinta edición y que, junto las Cervantinas de octubre, son el buque insignia de los restaurantes de la asociación de hostelería Alcalá Gastronómica-Fomentur

Un evento dedicado a la cocina creativa y de autor en el que el chef del Parador Complutense, Luis Carlos García, muestra su faceta más innovadora. Del 22 al 28 de febrero se podrá degustar en el restaurante Santo Tomás del establecimiento alcalaíno un atractivo menú  tradicional muy actualizado relacionado con la cocina madrileña, disponible bajo reserva.

No faltan en la comanda los ya tradicionales entretenimientos madrileños (entrantes o entremeses) servidos en dos tiempos. Como bocados fríos: jamón ibérico en tosta de pan de aceite, corte de ensaladilla rusa, banderilla de taberna y quesos de Campo Real en texturas.

En versión caliente, propuestas tan castizas como la patata brava, la pavía de bacalao, el crujiente de callos a la madrileña y la cremosa croqueta de cocido.

Como segundo, dos opciones para elegir una de ellas: los amantes del pescado pueden inclinarse por un jugoso taco de bacalao confitado sobre pilpil de sus callos y mejillones, mientras que un meloso lingote de rabo toro deshuesado con tomatillos semipicante hará las delicias de los más carnívoros.

De postre, un dulce clásico de la localidad: la costrada de Alcalá, que se sirve acompañada de helado de dulce de leche. El menú, que se sirve por mesas completas y tiene un ajustado precio de 43 euros por persona, está armonizado con vino Alidis, un tinto roble de la D.O. Ribera del Duero. Incluye también café e infusiones acompañados de rocas de chocolate.

Juan Carlos Ontoria