Menú de herencia hebrea en el Parador de Córdoba con motivo del Otoño Sefardí

166

El Parador de Córdoba se ha sumado un año más a la ruta gastronómica organizada dentro del Otoño Sefardí de la ciudad califal, una fiesta del patrimonio, de la cultura y del turismo que este año alcanza su novena edición con más de 70 actividades de la más diversa índole. Una cita que se organiza en torno a la Jornada Europea de la Cultura Judía, que se celebra el domingo 5 de septiembre.

La iniciativa contempla la oferta de platos sefardíes en los restaurantes RASGO -acrónimo de Restaurantes, Alojamientos, Señalética, Guías turísticos y Oferta (comercial, cultural y monumental)-, que es el distintivo de calidad de la Red de Juderías de España para la comercialización turística.

El Parador de La Arruzafa sirve hasta el 19 de septiembre un menú especial que recoge la herencia gastronómica de los judíos que vivieron en España hasta su expulsión en 1492 y de los descendientes que permanecen ligados a la cultura hispánica.

Como primero, llega a la mesa una ensalada de naranja, bacalao, cebolleta fresca y aceitunas negras. Una elaboración que es conocida en el entorno de las fronteras del antiguo reino de Granada desde que se tienen noticias de los salazones. Conocida popularmente como remojón, todos sus ingredientes forman parte del llamado “legado de Sefarad”.

De plato principal se ha apostado por un codillo de cordero en salsa de miel y patata panadera. Y es que esta carne ovina es el plato más importante y especial de la cocina judía. Durante los siglos que estuvieron en la Península Ibérica, en las celebraciones y los sábados importantes se tomaba el cordero al horno y se mejoraba con especias como canela. La miel y el vino pasado aportan un toque especial para rememorar los sabores de la cultura hebrea.

La propuesta se remata con reventones sefardíes, un dulce a base de almendras, nueces, azúcar, canela y huevo. La mezcla de los ingredientes que configuran el postre, que se porciona en pastelitos pequeños y se hornea para que quede crujiente por fuera y por dentro se asemeje a un mazapán casero, lo hacen especialmente gustoso y nutritivo. De hecho, su denominación proviene según algunas fuentes porque la masa se abría en el horno, mientras que otras atribuyen el nombre a la potencia calórica que aportaba a la comida.

El menú sefardí estará a disposición de los clientes durante todo el Otoño Sefardí tanto en servicio de comida y cenas al precio de 31 euros. Conviene reservar en el teléfono 957 009 002 o en la dirección de correo electrónico recepcion.cordoba@parador.es