Lapas y rabil en las II Jornadas Gastronómicas del Atlántico Medio del Parador de La Palma

Juan Carlos Ontoria

305
Tacos de rabil macerados en miel isleña en ensalada de hojas y aguacates.

La cocina de la isla de La Palma es protagonista hasta el próximo día 25 de julio dentro de las II Jornadas Gastronómicas del Atlántico Medio, un proyecto transnacional dentro del programa de cooperación territorial Interreg en el que también participan de forma coordinada restaurantes de Lanzarote, Fuerteventura, Madeira, Mauritania, Senegal y Azores.

El Parador de La Palma se ha sumado año por segundo año a esta iniciativa que busca promocionar el producto local y su vinculación con el territorio como elemento identitario, cultural, social y medioambiental. Los restaurantes participan a través de la utilización de los productos del sector primario y de la agroindustria local con platos que vinculan restauración y filosofía de kilómetro cero.

Tradición aborigen de marisqueo

El Parador presenta en esta iniciativa dos platos de su carta. Dentro de los entrantes, una sartén de lapas negras de Tazacorte con aceite de perejil y ajos, en homenaje a la ancestral tradición canaria por el marisqueo que se remonta a la época aborigen, hasta el punto de que incluso en algunas islas las conchas de éstas se utilizaban como instrumento musical.

Lapas negras de Tazacorte con aceite de perejil y ajos

En La isla de La Palma y sobre todo en verano, puesto que no hay veda, es tradición el consumo de este molusco en cualquier chiringuito o restaurante con su aliño de salmorejo típico, siendo de gran aceptación por los isleños. En el Parador le dan su punto particular con el salmorejo tradicional y presentándolo directamente en sartén.

Y en el apartado de las ensaladas, el representante palmero de la cadena hotelera pública ha apostado por unos tacos de rabil macerados en miel isleña en ensalada de hojas y aguacates. Canarias es zona de ruta atunera más que conocida y el rabil, al que denominan atún de aleta amarilla, no deja de ser una de las especies de túnidos más selectas.

El Parador propone una elaboración con un toque diferente y moderno ya en frente a preparaciones habituales como a la plancha, al mojo hervido, en caldereta , asado o encebollado lo sirven marinado y cocinado -se macera con miel de la isla, semillas, especias y soja- en una ensalada nutritiva y fresca. Una receta muy apetecible de cara al largo verano isleño.

Juan Carlos Ontoria