El Restaurante Mar i Vent del Parador de Aiguablava afronta su temporada estival con arroces y brasas a pie de playa

Juan Carlos Ontoria

483

Con el comienzo del verano ha llegado una de las citas más esperadas de la oferta gastronómica de Paradores, la apertura del Restaurante Mar i Vent. Un marco incomparable situado a pie de la arena dorada de la playa en la calita que asoma a los pies del Parador de Aiguablava, en la localidad gerundense de Begur, y convertido en uno de los espacios gastronómicos de moda de la Costa Brava. Una propuesta que solo funciona durante el periodo estival, que arrancó la temporada el pasado 18 de junio y que, previsiblemente, se mantendrá abierto este año hasta el domingo 11 de septiembre (Conviene consultar la fecha con el Parador).

Este  singular y exclusivo escenario gastronómico del Empordà constituye parada obligatoria para los amantes de la buena mesa que disfrutan con la cocina mediterránea. Aquí podrás deleitarte con una cocina de mercado con productos frescos diarios, una gastronomía que reivindica la cocina de temporada, donde destaca la calidad del producto de cercanía con los arroces y productos del mar a la brasa como principales especialidades.

Entradas de inspiración catalana a base de anchoas de L’Escala en AOVE D.O. Empordá, coca de vidre con tomate, mejillones de roca al vapor, el gazpacho tradicional, el tomate de huerta con cebolla de Figueres y ventresca, las sardinas a la plancha, los calamares de anzuelo fritos o las navajas a la plancha de carbón, sin olvidar el jamón ibérico de bellota D:O. Guijuelo o sus croquetas artesanas.

Esta temporada figuran en la carta pescados y mariscos a la brasa, como el pescado de lonja del día asado al horno de carbón o las gambas de la costa, elaboraciones a la sal como la dorada de estero y otras propuestas cárnicas a la parrilla como las chuletillas de cordero, el solomillo de ternera o la hamburguesa de retinta.

El otro gran atractivo es la variedad de arroces que elaboraron en sus fogones, con el meloso de bogavante azul como plato estrella. También se puede elegir entre una paella de pescado y marisco “tot pelat”, un arroz negro con sepia, gambón y ali oli o un arroz con verduras de temporada, disponiendo como opción alternativa para quien le gusten más los fideos de una fideúa con gambas.

Y para los más golosos, una selección de postres regionales tradicionales actualizados como la espuma de crema catalana, el queso de cabra Recuit de la Fonteta con miel o el pastel de queso con coulís de arándanos junto a propuestas como las trufas de chocolate y naranja, el brownie de chocolate y nueces con helado de vainilla, el sorbete de limón al cava, el pastel de zanahoria con sorbete de mandarina o una refrescante ensalada de frutos de temporada con frutos rojos.

La propuesta se completa con una surtida bodega donde además de referencias de las principales zonas vitivinícolas de España tiene un importante peso específico los vinos del entorno con representación de las D.O. Empordá, Pla de Bages, Priorat y Terra Alta junto a selección de espumosos de la D.O. Cava.

Juan Carlos Ontoria