El Parador de Vilalba comparte su “gastrocroqueta” en la primera revista de recetas del queso San Simón da Costa

Juan Carlos Ontoria

385
Gastrocroqueta de San Simón da Costa

Una croqueta para comer con cuchara. Esa es la aportación del Parador de Vilalba a la primera revista de recetas del queso San Simón da Costa editada por el Ayuntamiento del concello lucense en colaboración con la Asociación de Queixeiros San Simón de la Costa y la Denominación de Origen Protegida. Una publicación nacida para conmemorar la Feria do Queixo que tradicionalmente se celebra durante el primer fin de semana mes de abril en Vilalba y que este año no ha podido llevar a cabo en su formato presencial habitual a consecuencia de la situación epidemiológica.

La programación de 2021 se trasladó con carácter alternativo a internet, con una agenda marcada por las elaboraciones realizadas en colaboración con la hostelería local. Para esta publicación de recetas, que también realiza un recorrido por la historia, la elaboración y la tradición de este apreciado queso, el establecimiento de la cadena pública hotelera ha compartido su “Gastrocroqueta de San Simón da Costa”.

Se trata de una creación de Marcos Domínguez Novo, jefe de Cocina del Parador, que propone una sorprendente y divertida croqueta deconstruida alejada de la imagen tradicional de este popular bocado que nos proyecta la figura de una masa rebozada y frita con forma redonda u ovalada.

Concebida para servir en vaso o en copa, la gastrocroqueta intercala capas de tomate confitado, bechamel de Queso San Simón,  crema de grelos y langostinos cocidos al vapor, para rematar con unas palomitas de cerdo que aportan ese contraste crujiente que recuerda al crocante rebozado convencional. No hay que más que ayudarse de una cuchara para coger todos los elementos de abajo hacia arriba y disfrutar en boca de la armoniosa conjunción de sabores y texturas.

El queso San Simón da Costa, con Denominación de Origen Protegida (D.O.P.), constituye uno de los pilares fundamentales de la gastronomía vilalbesa. Elaborado artesanalmente con leche de vaca, presenta una forma intermedia entre peonza y bala con un pico en la parte superior, destacando especialmente por su color amarillo característico. Se distingue por su singular fase de ahumado con madera de abedul que le otorga su particular aroma y color.

Juan Carlos Ontoria