El Parador de Argómariz incorpora a la carta del restaurante Aletegui el cerdo de caserío vasco o baserriko txerria

Juan Carlos Ontoria

143
  • Acaba de cerrar una licitación para comenzar a servir platos elaborados con este prestigioso animal, criado, sacrificado y despiezado en la Comunidad Autónoma del País Vasco.
  • Se suministrará de animales criados en libertad y alimentados de manera natural amparados por el sello Eusko Label Baserriko Txerria o Cerdo de Caserío.

El Parador de Argómaniz (Álava) acaba de cerrar una licitación para comenzar a servir en su restaurante Aletegui el cerdo de caserío o Baserriko Txerria, una de las joyas gastronómicas del País Vasco. Los animales son de génetica reconocida y aprobada por la autoridad competente.

Los productos cárnicos que desde ahora se podrán degustar en el Restaurante del Parador de Argómaniz serán suministrados por la firma Basatxerri, una cooperativa de ganaderos que cuenta con diversos productores en Álava, Gipuzkoa y Bizkaia; y tiene sus instalaciones en Zestoa (Gipuzkoa). Los cerdos son de crianza en libertad, con alimentos naturales y sin estrés, estando amparados por el sello de calidad Eusko Label Baserriko Txerria o Cerdo de Caserío, un producto de elevada calidad y alta garantía procedente de animales criados, sacrificados y despiezados en la Comunidad Autónoma del País Vasco, comprometido con el medioambiente y el medio rural.

Se trata de un sistema de cría en libertad en el que la alimentación se basa en piensos naturales sin subproductos ni mantecas. Un cuidado del cerdo que respeta el bienestar animal por encima de todo, obteniendo así la máxima calidad y la mayor garantía sanitaria. Esta crianza saludable al aire libre y completamente controlada, contribuye a conseguir una carne de gran calidad con una mayor cantidad de grasa infiltrada y con un sabor y terneza excepcionales.

El Parador de Argomaniz con los productores locales.

Con esta incorporación a las mesas del restaurante Aletegui, del Parador de Argómaniz, se da un paso más en aspectos de sostenibilidad ambiental, reduciendo la huella de carbono y apostando por el producto de cercanía y economía local, como ya viene haciendo con otros productos como patatas de Álava, verduras con sello de calidad, quesos, embutidos, sidras, vinos y un largo etcétera.

Impulso a la economía circular

La iniciativa se enmarca dentro de la decidida apuesta de Paradores por el suministro de productos de cercanía y el apoyo a los productores locales. La cadena hotelera púbica es pionera en ofrecer cocina de cercanía y del territorio y ha reforzado su apuesta por los productos locales y de proximidad en busca no solo de la materia prima de la mejor calidad, sino también del compromiso con los entornos en los que desarrolla su actividad, reflejo de la sostenibilidad económica, social y medioambiental que guía su modelo de negocio. Paradores es un modelo turístico único en el mundo que ofrece la exclusiva experiencia de disfrutar de la cocina regional, local y del entorno en enclaves singulares: castillos, fortalezas, conventos, palacios y espacios naturales de excepción. Una de las misiones de la compañía es la promoción de la gastronomía española. La cocina de Paradores está fuertemente ligada a los lugares donde se ubican los 98 hoteles por lo que, desde su fundación en 1928, presenta la mejor gastronomía de las distintas regiones españolas.

Dentro de este impulso de la economía circular, cobran una especial relevancia las razas de ganado autóctonas, que son objeto de una especial protección por parte de las administraciones públicas, no sólo como parte del patrimonio genético animal de España, sino también porque mayoritariamente se crían en régimen extensivo, con las beneficiosas consecuencias para la sostenibilidad del medio rural que ello conlleva.

En apoyo a esta línea, desde la compañía hotelera pública, además del impulso del suministro de productos cárnicos con sellos de calidad y origen certificados, se han llevado a cabo licitaciones de carnes de raza 100% autóctona para diferentes Paradores como el cerdo ibérico, la ternera avileña negra o la ternera retinta y en sus establecimientos están también presentes otras razas autóctonas como el cordero segureño, el chato murciano, la gallina negra castellana, el porco celta, la vaca tudanca o el chivo murciano.

Juan Carlos Ontoria