El Parador de Argómaniz rinde tributo a las recetas regionales de patata

Juan Carlos Ontoria

75

El Parador de Argómaniz se ha propuesto por segundo año consecutivo rendir homenaje a la patata alavesa, coincidiendo con que en estas fechas se encuentra en plena campaña la recogida de este cultivo, de cara a poner en valor el interés culinario de este humilde producto y evidenciar su relevancia para el trascendental sector primario de la zona.

Durante todo el mes de octubre el restaurante Aletegui ha incluido en su carta el Menú Patata Alavesa, en el que este preciado tubérculo es el gran protagonista. Como novedad de esta edición, el jefe de Cocina del Parador, Sergio Lacalzada, ha apostado por rendir tributo a algunos de los platos más emblemáticos de diferentes cocinas regionales de nuestro país que tienen la patata entre sus principales ingredientes. Unas recetas que ha llevado a su terreno, elaborándolas con cuatro de las variedades de esta solanácea que se producen en el entorno del establecimiento alavés: Agria, Kennebec, Baraka y Monalisa.

Menú degustación

Como aperitivos se sirven papas “aliñás” gaditanas, las populares patatas revolconas de Ávila con sus crujientes torreznos y brandada de bacalao quipuzcoano, todas ellas preparadas con patata Agria. La cocina local también está representada con una crema de purrusalda de la zona de Álava con viera marinada, con patata Kennebec como base. Una entrada que llega a la mesa como antesala del plato principal: un jamoncito de pollo de corral en pepitoria con patatas a la importancia  al estilo madrileño, preparado con patata de la variedad Baraka.

El tubérculo, en este caso de la variedad Monalisa, también está integrado en el postre, unos buñuelos de patata -dulce de inspiración conventual extremeño- al que aporta un toque autóctono un helado cremoso de intxausalsa (crema de nueces tradicional vasca).

La propuesta estará disponible hasta el 31 de octubre de lunes a domingo, bajo reserva previa en servicios de almuerzos y cenas. El menú degustación tiene un precio de 38€ por persona, incluye agua y vino Medrano 2020 de La Rioja alavesa o sidra alavesa de la cosecha de este año, café y golosina.

La iniciativa persigue poner en valor y sacar a la luz “ese tesoro escondido bajo tierra” que es la patata alavesa, que ampara el sello de garantía Eusko Label. Un marchamo que certifica su frescura, calidad y singularidad. Estas jornadas culinarias se enmarcan dentro de la filosofía gastronómica de Paradores de promocionar en sus cartas productos del entorno. Para este menú la Sociedad Cooperativa Nuestra Señora de Ocón, de Bernedo (Álava) apoya al Parador de Argómaniz seleccionando y suministrando cada una de las variedades que se utilizan en estas jornadas gastronómicas.

Juan Carlos Ontoria