Cocido y botillo, protagonistas en la oferta gastronómica invernal del Parador de Villafranca del Bierzo

406

Los platos de cuchara protagonizan la oferta gastronómica del Parador de Villafranca del Bierzo, en la recta final de la temporada invernal. Coincidiendo con la reapertura el pasado 12 de febrero tras el cierre vacacional, el establecimiento de la cadena hotelera pública ha incorporado a su propuesta culinaria el reconfortante Cocido Berciano.

A diferencia de otros guisos de legumbres de otros puntos de España que también tienen a los garbanzos y chacinas como protagonistas, lo que caracteriza principalmente al cocido que se elabora en esta peculiar comarca natural leonesa es la incorporación, dependiendo de los casos, de androlla o botillo, embutidos similares de diferentes piezas de carne y corteza o huesos, respectivamente, metidas en tripa y sometidas a un proceso de ahumado y curación.

Cocido en tres vuelcos

En el Parador de Villafranca se sirve en tres vuelcos por un precio de 23,50 euros. Para empezar y entonar el cuerpo, una sabrosa sopa de fideos calentita. Para continuar, los garbanzos, repollo de la huerta, patata cocida, chorizo de León, la androlla, lacón, espinazo y morcillo. Se sigue con la untuosa morcilla de León, para rematar con un espectacular postre de mantecadas de Astorga con natillas de cardamomo y gelatina de uva Mencía.

Las Tentaciones del Rey

El cocido berciano se va a poder degustar en el Parador mientras se prolongue el frío. Y quienes quieran probar el botillo, que habitualmente está en la carta del parador como una de sus especialidades servido con cachelos y repollo, tienen una excelente oportunidad de degustarlo dentro del menú de unas atractivas jornadas gastronómicas dedicadas a este preciado embutido. Del 28 de febrero al 29 de marzo el parador berciano participa en “Las Tentaciones del Rey”, una iniciativa post carnavalera organizada por el Consejo Regulador de la IGP Botillo del Bierzo en la que participan casi una treintena de establecimientos de la zona.

La propuesta persigue desestacionalizar el consumo de este embajador de la gastronomía berciana y promocionarlo hasta Semana Santa, ya que se dice que tradicionalmente antaño el primer botillo se comía en Navidad y el último en Carnaval antes de la entrada de la cuaresma.

Si en 2019 el menú del Parador arrancaba con una ensalada de panceta, queso de cabra y frutos secos con vinagreta de mostaza, para esta ocasión se ha apostado como apertura por una crema de grelos con papada a baja temperatura. El plato principal, botillo con garbanzos, repollo y chorizo, se mantiene invariable, mientras que, si el año pasado ponía la guinda una panacota de chocolate blanco y peras al vino, ahora se comparte postre con el menú del cocido.

Postre Villafranca del Bierzo. Mantecadas de Astorga, natillas de cardamomo y gelatina de Mencía.

El menú “Las Tentaciones del Rey”, que incluye bebida, café e infusiones, está disponible de lunes a domingo en servicio de almuerzos por 26 euros y conviene reservar.

Juan Carlos Ontoria