Vinos y vinagres de Huelva

752

HISTORIA.

Hay referencias legendarias de envíos de ánforas de vinos a Roma de esta Comarca. Griegos y tartessos ya comerciaban con estos vinos. También es sabida, como en otras zonas de España, de la tolerancia de los musulmanes por el cultivo de la vid y la elaboración del vino en esta zona vinícola.

Tras la Reconquista en el siglo XIV, se inician plantaciones de viñedo en la localidad de Niebla, núcleo que cede el nombre a la actual Comarca. Hay documentación sobre las acciones en favor de plantaciones comandadas por el Gran Maestre de la Orden de Calatrava, Don Juan Mestre, repoblador de  Villalba del Alcor que dona  a Don Romero  Díaz una  gran extensión de monte bajo,  para que un periodo corto de tiempo, adaptase el terreno adecuadamente para la  posterior plantación del viñedo.  Don Romero Díaz, al no poder cumplir el tiempo impuesto por el Maestre solicita a este aplazamiento de la tarea encomendada y suplica la autorización para que el terreno cedido fuese cultivado por los colonos.   Este gran viñedo le propició a la Comarca una gran actividad económica, en cierta medida, los productores se beneficiaron bastante de estos viñedos. A lo largo del XIV y teniendo en cuenta el prestigio de esas elaboraciones, sobre todo los de la localidad de Manzanilla, por ello, las autoridades competentes sevillanas de la época se ven obligadas a emitir nuevas leyes  proteccionistas para sus vinos. Por otra parte, los pueblos de: La Palma, Villalba, Bollullos y Almonte siguen vendiendo sus producciones en la Capital del Guadalquivir.

LOS VINOS DEL DESCUBRIMIENTO.

Es en 1502 el inicio de la “internacionalización” del vino de Huelva al embarcarse en Sevilla, por un valor de unos 1422 maravedíes, un buen número de barriles de estos vinos para abastecer a las tripulaciones que navegan rumbo a las Indias.

La tradición exportadora de esta comarca en el XVI alcanzaría su esplendor. Sin embargo, a finales del XIX, la devastadora filoxera provocó la   bajada estrepitosa de la producción y el comercio del vino hasta la década de los años 20 del siglo pasado. Los portainjertos americanos introducidos tras la plaga de este hemíptero, supuso parte de la recuperación del negocio vinícola, que gracias a este hecho, pasaron a comercializarse en todo el país los vinos de esta zona.

LAS FAMILIAS CASTELLANAS DEL VINO.

Al final del siglo pasado se instalan familias  vinateras riojanas y castellanas en dicha comarca, una de ellas fue la del Premio Nobel de Literatura, Juan Ramón Jiménez. La familia de este escritor y poeta era concretamente de la localidad riojana de Nastares en la sierra de Cameros, donde nació  Víctor Jiménez, padre del escritor.

 LOS FRANCESES EN EL CONDADO.

Si nos remontamos al siglo XVIII, hubo también sagas vinateras francesas como la de Jean Baptiste Verdier, soldado de las tropas napoleónicas, de la localidad de Lacroix-Barrez. Jean Baptiste, como muchos otros jóvenes de su época, se alistó en el ejército para intervenir en la cruzada que invadiría España. Salió de su país a pie hasta llegar a España y posteriormente fue herido en la localidad de Niebla donde se desmayó huyendo y cobijándose en unas viñas próximas a Bollullos del Condado, en estas viñas fue tratado por un galeno de Bollullos que lo mantuvo en su domicilio hasta el final de la contienda.

Este es el origen de esta saga bodeguera. Tal fue el agradecimiento del joven soldado que pasó a llamarse Juan Bautista, posteriormente contrajo matrimonio con la hija del médico que le socorrió, Mercedes. Juan Bautista jamás volvió a su país, solamente mantuvo contacto con su familia por correspondencia. Del feliz matrimonio nacieron 7 hijos, él murió en 1858. Sin embargo, los Verdier franceses y sus familiares onubenses establecieron un negocio de vinos blancos, este fue uno de los motivos para que los bodegueros y viticultores de Andalucía se beneficiasen de la plaga del mildiu que atacó a los viñedos de nuestro vecino país, ya que, en 1878 la plaga devastó gran parte del viñedo francés. En esa época el consumo de vino en Francia era elevado y tuvieron que importar vinos de otros países, situación que reforzó las alianzas comerciales de ambas familias hispanofrancesa, de los Verdier, para así poder enviar el vino del Condado a Francia. 

Almonte, entre otras localidades de la provincia como Niebla y como otros muchos municipios onubenses, fue un área de gran importancia para Napoleón y sus estrategas, cuyas tropas, a través de Huelva, se aprovecharían para intentar invadir Portugal, país este aliado con Inglaterra. En Huelva no hubo combates significativos ni de gran relevancia, pero las tropas francesas se dedicaron a saquear todo lo que de su mano procedía.  Otro de los apellidos de origen francés, Saussi, que se trasladaron a la zona y se dedicaron al cultivo del viñedo y a la producción de vinos.  En 1925, Don Fernando Sauci, heredó tras varias generaciones el negocio de sus antepasados constituyendo las actuales Bodegas Sauci. Posteriormente el hijo de Don Fernando, Manuel, cursa estudios de enología y viticultura, traslada su negocio a una bodega de mayores dimensiones, adquiere tonelería de roble de Virginia donde empieza envejeciendo sus vinos. Esta bodega fue una de las primeras en embotellar en el Condado de Huelva, es en el año 1965 cuando se pone en el mercado su marca “Espinapura”, vino que obtuvo de inmediato un gran reconocimiento en los mercados locales y en toda Andalucía.

LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN PROTEGIDA CONDADO DE HUELVA.

Debido a la necesidad de producir vinos de calidad y así poder restablecer el prestigio centenario que poseían los vinos de esta Comarca se crea, en el año 1933, la Denominación de Origen Condado de Huelva. En 2009 se publica el nuevo Reglamento de esta Denominación de Origen y del Vinagre del Condado de Huelva, por el cual, su Consejo Regulador y las bodegas que pertenecen a esta Denominación de Origen Protegida, amparan por vez primera: vinos tintos, nuevas variedades de uvas blancas y vinagres agridulces.

SITUACIÓN.

En el suroeste de la provincia de Huelva, ocupando la llanura del bajo Guadalquivir.

TÉRMINOS DE ACOGIDA.

 18 son los pueblos de acogida: Beas, Almonte, Bollullos Par del Condado, Gibraleón, Bonares, Chucena, Hinojos, La Palma del  Condado, Lucena del Puerto, Manzanilla, Moguer, Niebla, Palos de la Frontera, Rociana del Condado, San Juan del Puerto, Villalba de Alcor, Villarrasa y Trigueros.

ZONA DE CRIANZA Y ENVEJECIMIENTO.

10 son los pueblos autorizados a criar y envejecer los vinos: Bollullos Par del Condado, Chucena, Almonte, Gibraleón, La Palma del Condado, Manzanilla, Moguer, San Juan del Puerto, Villalba de Alcor y Rociana.

CLIMA.

Templado, influenciado por los vientos húmedos del Oeste y Suroeste. Benigno en el invierno y en la primavera, y con veranos largos y calurosos de influencia atlántica.

 Precipitaciones importantes: en torno a 550mm/año.

Humedad relativa: entre el  60 y el 80%.

La temperatura media anual es de: 16 a 18ºC.

SUELOS.

Arenosos, sueltos, permeables, francos y de moderada fertilidad. Predominan las tierras rojizas, pardas y hay áreas de aluvión ya cerca del Guadalquivir. Generalmente el viñedo se encuentra en terreno llano o ligeramente ondulado.

VIÑEDO.

Superficie aproximada plantada: 2.500 hectáreas.

VARIEDADES DE UVAS.

Blancas: zalema (mayoritaria y la más emblemática) palomino, listan de huelva, garrido fino, moscatel de alejandría, colombard, sauvignon blanc, pedro ximénez y chardonnay.

Tintas: merlot, tempranillo, syrah, cabernet sauvignon y cabernet franc.

TIPOS DE VINOS AMPARADOS.

Blancos y tintos: joven, tanto para los vinos de uvas blancas como para tintas. Condado, Tradicional, Roble, Crianza, Reserva y Gran Reserva.

Generosos: Condado Pálido y Condado Viejo.

Vinos generosos de licor: Pale Dry, Pale Cream, Medium, Cream, Pedro Ximénez, Dulce y Moscatel.

Vinos de licor dulces: tienen que tener una graduación  alcohólica adquirida comprendida entre los 15%Vol. a los 22%Vol y con una concentración de azúcares reductores superior a 45g/litro, entre los que se encuentran los tipos Mistela.

 VINO NARANJA.

Vino Naranja del Condado de Huelva es el que se obtiene a partir de un vino certificado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Condado de Huelva, o de un mosto de uva fresca procedente de la zona acogida a D.O.P., el cual ha sido objeto de una adición de alcohol etílico de origen vitícola. Dicho alcohol ha sufrido una aromatización de cortezas de naranja amarga mediante el procedimiento de maceración.

El producto obtenido se somete a un proceso de envejecimiento mediante el sistema de Criaderas y soleras durante un tiempo mínimo de 2 años en botas o bocoyes de robles de capacidad inferior a 650 litros.

VINAGRES DE HUELVA.

Los vinagres elaborados en el Condado de Huelva son de una calidad notable, cada vez más apreciada en los mercados gourmets. Hay dos clases: la primera, que procede de la fermentación acética de un vino, de la Denominación de Origen Protegida Condado de de Huelva, mediante el método industrial de fermentación sumergida, que se basa en la presencia de un cultivo bacteriano en el vino para avinagrar,  saturándose constantemente de aire.

Las condiciones de fermentación aplicadas para obtener este tipo de vinagre son de una temperatura de fermentación entre 28 y 33 ºC y una aireación adecuada tanto en calidad como en cantidad.

CLASES DE VINAGRES.

Hay una segunda clase: Vinagre Viejo, que, a su vez, dependiendo del tiempo y del método utilizado para el envejecimiento se distinguen tres subtipos, Vinagre Viejo Solera, Vinagre Viejo Reserva y Vinagre Viejo Añada.

Tanto el Vinagre Viejo Solera como el Vinagre Viejo Reserva se envejecen por el tradicional sistema de Criaderas y Soleras, donde se disponen las botas o bocoyes de madera americana en cachones de forma piramidal, en donde la hilera de estas botas o bocoyes que se encuentran más cerca del suelo se denomina Solera y es de donde se realizan las sacas. Una vez llevadas a cabo estas sacas se reponen estas soleras con el vinagre que se encuentra en la hilera inmediatamente superior denominada Primera Criadera y así sucesivamente. En el Condado de Huelva como singularidad durante todo el envejecimiento hasta la saca se adiciona o enriquece a los vinagres con el tipo de Vino Generoso, o Generoso de Licor, de manera que las bacterias acéticas se nutren del alcohol procedente de este vino, no degradando así al ácido acético ya formado, de forma que tras un proceso lento, mejora el bouquet del vinagre por formación de esteres como el acetato de etilo, aumentándose  la cantidad de compuestos gracias a la extracción de la madera, etc.

Para el Vinagre Viejo Solera el tiempo mínimo de envejecimiento en las botas o bocoyes de roble es de 6 meses, y para el Vinagre Viejo Reserva es de 12 meses.

El Vinagre Viejo Añada se envejece de forma estática por el tradicional método de «Añadas», durante un período mínimo de envejecimiento de treinta y seis meses, adicionándole tal y como se detalla anteriormente el vino Generoso y Generoso de Licor, proporcionándole al vinagre sus características singulares y diferenciadoras del resto de vinagres.

TÉRMINOS GEOGRAFICOS

Son 18 las localidades acogidas a la Denominación de Origen Vinagre del Condado de Huelva: Almonte, Beas,  Bollullos Par del Condado, Bonares, Chucena, Gibraleón, Hinojos, La Palma del Condado, Lucena del Puerto, Manzanilla, Moguer, Nieba, Palos de la Frontera, Rociana del Condado, San Juan del Puerto, Trigueros, Villalba del Alcor y Villarrasa, extendiéndose por la llanura del bajo  Guadalquivir lindando con el Parque Nacional de Doñana.

Jesús Flores Téllez.
Enólogo. Crítico de vinos
Premio Nacional de Gastronomía