El Parador de Almagro fusiona la cocina Mexicana y la Manchega de la mano de Sor Juana Inés de la Cruz.

148
  • El menú se servirá en el Parador de Almagro del 4 al 28 de julio, coincidiendo con la celebración de la 42º edición del Festival Internacional de Teatro Clásico.

Madrid, 26 de junio. Paradores de Turismo y el Festival de Teatro Clásico de Almagro presentan un menú de mestizaje basado en las recetas de Sor Juana Inés de la Cruz. Una figura fundamental en el México del siglo XVII.

Este año se celebra la 42º edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro donde el país invitado es México y, en especial, se centrará en la figura de Sor Juana Inés de la Cruz. La polifacética escritora novohispana nos descubre de manera apasionada y creativa la cocina de su época. Una gastronomía mestiza entre lo europeo y lo indígena, que ha marcado unos principios gastronómicos esenciales vigentes en la actualidad.

Paradores, en su apuesta por la recuperación de la cocina regional y tradicional, presenta este menú que ha sido diseñado por el equipo de cocina del Paradores en colaboración con los expertos del Festival de Almagro. Un menú inspirado en el recetario del convento de San Jerónimo (Ciudad de México) -que fue transcrito por Sor Juana Inés de la Cruz – y en la cocina tradicional manchega. Platos llenos de contrastes donde se mezclan los sabores de ambos países que consiguen un maridaje perfecto entre España y el Virreinato de la Nueva España.

Menú del Siglo de Oro

Haciendo un guiño a la obra de Sor Juana Inés de la Cruz, uno de los exponentes del teatro breve del Siglo de Oro, el menú se sirve siguiendo las piezas teatrales.

Así, como Loa se comienza con salobreña de Almagro y agua fresca de Jamaica. Para los entremeses no podían faltar berenjenas de Almagro IGP, seña de identidad de la localidad; mojete, ensalada manchega a base de tomate, cebolla, aceitunas y clara de huevo; ensalada de nopales, cáctus conocido en la cultura prehispánica como planta de la vida, seña de identidad de México; y como no podía ser menos, guacamole a base de aguacate, jitomate, cebolla, cilantro y lima. Se continua con croquetas de gachas, plato tradicional manchego elaborado a base de harina de almorta; migas, buñuelos de queso manchego sobre pisto del recetario de Sor Juana Inés (base de masa frita en forma de torta que se prepara con queso manchego y el guiso de verduras más manchego que hay: el pisto) y para terminar con los entremeses, tamalitos de frijoles refritos, un plato popular mexicano de origen indígena.

Para la Jornada Primera, camarones, mango. El camarón, denominado así en la cocina mejicana, y conocido como langostino en la española, se sirve con una salpicón y puré de mango. Como plato fuerte, servido en la Jornada Segunda, unas perdices al chocolate. Una receta tradicional manchega a la que se añade chocolate negro -un producto tradicional de los moles mexicanos que añade potencia y brillo a los guisos. Todo acompañado de pan floreado (un pan candeal típico de Méjico en el siglo XVIII) y pan de Cruz IGP (pan candeal artesano de la provincia de Ciudad Real).

Sigue el acto gastronómico con la Jornada Tercera, donde una jericaya con frutas de sartén acompañada de sorbete de piña asada sorprenderá a los comensales. La jericaya es un postre del recetario de Sor Juana Inés de la Cruz al que se acompaña con las tradicionales flores manchegas.

Vinos de la región, selección del parador armonizarán este suculento abanico culinario que se rematará con el homenaje a la obra “Sarao de las cuatro naciones”, donde como colofón se rematará con café y ante de almendras, un bizcocho remojado en almíbar extraído del recetario del Sor Juana Inés, acompañado de pastas artesanas almagreñas.

Sobre Paradores, 90 años cargados de historia

Paradores cumplió 90 años en 2018. Esta cadena hotelera pública es un concepto de turismo único en el mundo, donde la mayor parte de sus establecimientos se ubican en lugares singulares, como edificios históricos, conventos o palacios y/o en espacios naturales excepcionales.

Paradores trabaja con el objetivo de recuperar y sostener el patrimonio histórico-artístico a través del uso turístico de los edificios; alentar un desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente; promover la gastronomía regional y promocionar los destinos culturales españoles, y desarrollar un producto turístico de calidad, que sea imagen de la hostelería española y referente de la España Global en el ámbito internacional.

En la actualidad, Paradores suma un total de 97 establecimientos entre España y Portugal, con 1,3 millones de habitaciones/noche y más de dos millones de cubiertos vendidos.